Inaugurado el Metro Ligero a Sanchinarro y Las Tablas (Madrid)

Utilizamos cookies propias para realizar un seguimiento de las interacciones de los usuarios en el sitio web y la actividad general de la misma.

Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información. Usted puede leer más en nuestra Politica De Privacidad.

Comunicación

Inaugurado el Metro Ligero a Sanchinarro y Las Tablas (Madrid)

 

Desde el pasado día 24 de mayo, un nuevo medio de transporte, el Metro Ligero, comenzó a dar servicio en la Comunidad de Madrid. Se trata de la línea ML1 que conecta a los nuevos barrios de Sanchinarro y Las Tablas con Metronorte (Alcobendas y San Sebastián de los Reyes) y la estación de Pinar de Chamartin (Líneas 1 y 4 de la red de Metro de Madrid). De este nuevo transporte se beneficiarán cerca de 40.000 madrileños y, en su ejecución, Ortiz Construcciones y Proyectos, S.A. ha tenido un protagonismo importante al ser adjudicataria, formando UTE con COMSA, de la construcción de una parte de su trazado.
 
El trazado en su totalidad tiene 5,5 kilómetros de longitud y nueve paradas, cinco de ellas subterráneas. Un 30% es en superficie -especialmente en zonas verdes- y el resto de manera soterrada para evitar los cruces con otras infraestructuras viarias y molestias a los ciudadanos de estos barrios.
 
Por lo que hace referencia a la actuación de Ortiz Construcciones y Proyectos, S.A. en esta obra, junto a COMSA, el proyecto contempló la construcción de las cuatro primeras estaciones del recorrido hacia Las Tablas y su correspondiente tramo de vía. Como ya hemos comentado con anterioridad, el recorrido comienza en la estación de Pinar de Chamartín, de la que se parte bajo el subsuelo hacia la primera de las estaciones denominada “Fuente de la Mora”. Se localiza en la calle Arturo Soria, en la zona de Isla de Chamartín, donde tiene un acceso a nivel de vestíbulo. La segunda entrada a la estación es un templete acristalado situado en la calle Fuente de la Mora.
 
Todas las estaciones subterráneas son accesibles para personas con movilidad reducida, son amplias y diáfanas para una fácil orientación del viajero. Incorporan salida de emergencia y los materiales empleados en la construcción han seguido los criterios de durabilidad, facilidad de mantenimiento, resistencia frente al vandalismo, calidad contractiva y precio.
 
La estación de Fuente de la Mora está distribuida en tres niveles: cubierta, nivel de vestíbulo y planta de andenes. Dispone de escaleras mecánicas y ascensores. La estación tiene una profundidad de 10 metros, una longitud total superior a los 200 metros y una anchura media de 10,5 metros.
 
Está previsto que esta estación sea un futuro intercambiador con Cercanías de RENFE. Por este motivo, se ha dejado preparada la instalación de cuatro cuerpos de escaleras y cuatro ascensores que permitirán el acceso desde el nivel de calle a la planta de vestíbulo.
 
La segunda de las estaciones subterráneas perteneciente a nuestro proyecto es la denominada “Virgen del Cortijo”. Situada en la Avenida de Manoteras, tiene en esta calle su único acceso y da servicio a la zona residencial de Virgen del Cortijo y al polígono Industrial de Manoteras. 
 
Al igual que la anterior, esta estación esta distribuida en tres niveles (cubierta, vestíbulo y andenes) y dispone también de escaleras mecánicas y ascensores. La estación tiene una longitud de 117 metros, una anchura de 16,7 metros y una profundidad de 10,6 metros.
 
A partir de aquí, el trazado discurre en superficie. La primera de las dos estaciones que COMSA y Ortiz C. y P. han construido se denomina “Antonio Saura” y al igual que la segunda denominada “Álvarez Villamil” dan servicio a los vecinos del PAU de Sanchinarro; la primera en el borde Sureste del parque (entre las calles Infanta Micaela y Príncipe Carlos) y la segunda junto al parque, en su borde Este. La situación de ambas permite el intercambio con las líneas de autobuses que dan servicio a sus zonas residenciales y a los equipamientos educativos, sanitarios y sociales, existentes en la zona.
 
Ambas estaciones en superficie cuentas con doble andén lateral, tienen una longitud de 45 metros y una altura de 3 metros. Son accesibles para personas con movilidad reducida y, en su construcción, representan una propuesta sencilla de materiales (módulos, barandillas y paneles de las marquesinas), el pavimento del andén es antideslizante y en sus módulos albergan la máquina expendedora de billetes, paneles informativos y asientos para el viajero. 
 
Los nuevos trenes circulan a través de una plataforma reservada en exclusiva para el Metro Ligero y no comparten la vía con otros vehículos. Disponen de avanzados sistemas de seguridad y confort, ya que cuentan con sistemas de protección y conducción automática (ATP) contra choques, alcances o superación de la velocidad; o iluminación especial que permite adaptar la luz a la circulación en superficie o en el interior del túnel.
 
Los nuevos metros ligeros, de treinta y dos metros de longitud, tienen capacidad para albergar a 188 viajeros, que podría incrementarse hasta las 282 plazas incorporando más convoyes. Están adaptados a personas con movilidad reducida o algún tipo de discapacidad sensorial.
 
 
En definitiva un transporte accesible, seguro y respetuoso con el medio ambiente que ya funciona con gran aceptación en otras ciudades europeas como París, Burdeos, Milán, Stuttgart o Dusseldorf y españolas como Barcelona, Valencia, Bilbao o Alicante. 
© 2011 - 2014. Grupo Ortiz. Todos los derechos reservados